Friday, May 08, 2009

Glasé Real

No les da cólera cada vez que buscan una solución por internet y a algún gracioso se le ocurre subir algo que nada que ver? Pues a mi me ha pasado y lo detesto.

Más que todo cuando busco nuevas formas de adornar con lustres a mis bizcochos; lo peor fue cuando por hacer un glasé real usé la primera receta que encontré. He de aceptar que la pude arreglar y quedó bastante bien pero para evitar errores les compartiré las dos recetas que conseguí.

Glasé Real caliente

Ingredientes:

2 claras de huevo
200 gramos (3/4 de taza) de azúcar
El jugo de medio limón

Preparación:
Calentar levemente una olla pequeña y agregar el huevo mientras poco a poco se vierte el azúcar. Agregar el jugo de limón y dejar que derrita el azucar mientras se bate. Obviamente el huevo se va a cocinar por ciertas partes pero una vez que la mezcla esté de color blanco (se pueden usar colorantes y saborizantes) se vierte en un colador para quitar todas las impurezas de la mezcla.

Esta receta queda bien pero es un poco trabajosa, al final todo va a quedar pegajoso y, aunque sabe muy bien, no justifica todo el trabajo que lleva. Más que todo intenten quitar el azúcar frío de los utensilios.

Glasé Real Normal

Ingredientes:
1 clara de huevo
250g de azucar glass (impalpable, en polvo) cernida previamente
jugo de 1/2 limón

Preparación:
En un bol colocar las claras y poco a poco el azúcar mientras se va batiendo ya sea con batidora eléctrica o a mano. Agregar el limón y cualquier otra variación que se le quiera agregar. La pasta estará lista cuando forme picos firmes.

Esta es la mejor manera de hacer glasé real, el glasé sirve para decorar galletas, queques, tortas, bizcochos como lustre. Es más, si se enfria formará una pasta muy manejable, con ellas se pueden hacer flores o corazones o lo que les guste más.

Espero que la disfruten y que no se vayan pollos como yo -____-

Saturday, May 02, 2009

Nace Una Estrella: Que clase de jueces tenemos en tiquicia?

Estos últimos fines de semana me he quedado en casa acompañar a mi mamá a ver televisión. A mi madre le encantan los llamados "talk shows", este año su preferido ha sido "Nace una Estrella", un programa costarricense transmitido por Teletica Canal 7 los sábados a las 7:00pm.

En realidad yo personalmente empecé a verlo ya de manera formal hoy y sinceramente he quedado decepcionada. Por qué? Bueno, pues para dejarlo en claro, el programa en sí no está nada mal, el escenario está hermoso, Edgar Silva como siempre con su carisma para este tipo de producciones, incluso los concursantes no están para nada mal. En realidad hay más de uno que puede desbancar a esa mosquita muerta tengo-una-voz-para-nada-diferente María José Castillo.

Lo que me decepcionó y demasiado es ver el potencial de cada uno de estos chicos y saber que no se les está poniendo ningún reto, todo es "Muy bonita vocalización", "Muy hermosa tu presentación", "Todo está perfecto..." sinceramente me deja atónita.

No podría esperar nada más de Marta Fonseca (ex Suite Doble), pues esa cantante de cuarta no canta ni ella va a estar criticando a los demás... Pero por los otros jueces? Sinceramente esperé mucho más de ellos.

Por ejemplo, la chica que cantó "Hijo de la Luna" no interpretó esta canción, la asesinó. Su vocalización quebrada fue espantosa, me recordó una versión femenina de Sandro con una voz chillona, desafinada y molesta. Ana Torroja estaría revolcándose en su tumba si estuviera muerta, lamentablemente no lo está.
La muchacha de rosado fue terrible, Marta... No recuerdo bien que cantó (gracias a Dios) pero sí recuerdo que mis oídos sangraron por un lapso de 3 minutos más o menos.

Y luego fue un chico creo que llamado Eduardo... Sinceramente no tengo palabras para describir la terrible afinación de ese muchacho.
Puedo opinar de estos tres pues fueron para mi los peores, que se hayan sentido nerviosos en escena y hayan cantado así porque no supieron escoger bien lo que cantaron bueno... Eso no justifica la mediocridad de los jueces al calificar todo como "Excelente", "Fenomenal", "Fantástico". Yo pienso que para que un cantante pueda salir adelante y dar lo mejor de si debe ser dirigido y criticado duramente pues es el único camino hacia la perfección.

Sin embargo hubieron presentaciones gratas como "Huele a Peligro" interpretada por Xiomara, lo hizo espectacular, esa chiquilla sí me limpió. Ella de veras se merece ganar ese concurso, tiene una voz de oro y se ve super humilde y gentil, no como la "naca" recontra pipi de la chola Castillo. Me gustaría a esa verla sí revolcándose en su tumba... Lástima que tampoco se haya muerto... Aún :P

Esperemos que las próximas veces las calificaciones sean un poquito más serias y los jueces no nos tomen el pelo a las personas que de veras apreciamos la buena música. Bueno, Marta Fonseca se puede tirar de un guindo si le da la gana, eso me tiene sin cuidado, pero lo demás de verdad sean más exigentes. Estamos acostumbrados a vivir en un país donde se nos exige muy poco, por favor, pongan un poquito de competencia, por el bienestar de nuestros futuros artistas.

Not The Moon - Margaret Atwood

What idiocy could transform the moon, that old sea-overgrown
skull seen from above, to a goddess of mercy?

You fish for the silver light, there on the quiet lake, so clear
to see; you plunge your hands into the water and come up empty.

Don't ask questions of stones. They will rightly ignore you,
they have shoulders but no mouths, their conversation is elsewhere.

Expect nothing else from the perfect white birdbones, picked clean
in the sedge in the cup of muskeg: you are none of their business.

Fresh milk in a glass on a plastic tray, a choice of breakfast
foods; we sit at the table, discussing the theories of tragedy.

The plump pink-faced men in the metal chairs at the edge of the golf course
adding things up, sunning themselves, adding things up.

The corpse, washed and dressed, beloved meat pumped full of chemicals
and burned, if turned back into money could feed two hundred.

Voluptuousness of the newspaper; scratching your back on the bad news;
furious anger in spring sunshine, a plate of fruit on the table.

Ask of the apple, crisp heart, ask the pear or suave banana
which necks got sucked, whose flesh got stewed, so we could love them.

The slug, a muscular jelly, slippery and luminous, dirty
eggwhite unrolling its ribbon of mucous — this too is delicious.

The oily slick, rainbow-colored, spread on the sewage
flats in the back field is beautiful also

as is the man's hand cut off at the wrist and nailed to a treetrunk,
mute and imploring, as if asking for alms, or held up in warning.

Who knows what it tells you? It does not say, beg, Have mercy,
it is too late for that. Perhaps only, I too was here once, where you are.

The star-like flower by the path, by the ferns, in the rain-
forest, whose name I did not know, and the war in the jungle —

the war in the jungle, blood on the crushed ferns, whose name I do not
know, and the star-like flower grow out of the same earth

whose name I do not know. Whose name for itself I do not know.
Or much else, except that the moon is no goddess of mercy

but shines on us each damp warm night of her full rising
as if she were, and that is why we keep asking

the wrong questions, he said, of the wrong things. The questions of things.
Ask the spider
what is the name of God, she will tell you: God is a spider.

Let the other moons pray to the moon. O Goddess of Mercy,
you who are not the moon, or anything we can see clearly,

we need to know each other's names and what we are asking.
Do not be any thing. Be the light we see by.