Sunday, August 30, 2009

It's about time

Ya es hora.

Es hora que las mujeres nos demos nuestro lugar.

Mientras escribo estas palabras no puedo evitar en pensar sobre todas las
relaciones pasadas las cuales empezaron hace unos 6 años, siempre preguntándome el por qué, el qué hice mal... Sin embargo, hasta hace unos días me di cuenta que no es que haya algo que haga mal. Es que sigo escogiendo a los hombres equivocados.

Y por más buenas personas que una sea en una relación, por más tiernas, más atentas, más serviciales que podamos ser, esta jamás va a funcionar bien si seguimos escogiendo a hombres no convenientes.

Su carácter es muy diferente y hasta cierto punto intolerable, tiene actitudes o hace cosas que no nos agradan y sencillamente no son nuestro tipo, sin embargo lo
intentamos... Seguimos intentándolo como un capricho que debe ser satisfecho o un vacío que sólo a veces no se llena.

Tal vez es algo patológico, tal vez sólo estamos destinadas a repetir malas relaciones hasta que aprendamos a valorarnos a nosotras mismas y a saber que no debemos estar bajo el pie de ningún hombre, es ahí donde la tortilla se voltea, donde se empieza a ver la vida desde otra perspectiva.

Por qué hemos de arreglarnos para ellos? Hablar bonito pues a ellos no les gustan las groserías? Ponernos tacones y vestirnos de maneras incómodas sólo para atraerles? Pues saben qué? Que se vayan todos para la mierda.

Desde hoy me prometo a mi misma hacer las cosas por mi, ves
tirme bonito para mi, ponerme tacones porque me gustan y no evitarlos porque los hombres se pueden sentir "pequeños" e intimidados con mi presencia, prometo nunca más ser opacada por un troglodita más, me rehuso a ocultar mi inteligencia por miedo a intimidarlos.

Sí, soy mujer y sí puedo estar sola.



Thursday, August 27, 2009

Tíos?

Nunca voy a entender la maña de ciertas personas al nombrar "tíos" a los amigos de sus padres. Generalmente son personas que no tienen ninguna relación directa con la familia. No son hermanos de nadie, parientes de nadie. Hasta su apellido es distinto, sin embargo, algo en sus largos años de conocer a tus padres les ha dado la mención honorífica de serlo. Tíos.

Como mi tío "Chino". Ni la más remota idea de dónde carajos se puede pensar que un hombre de altura promedio, con la contextura de un saco de papas y aspecto bonachón que encaja con sus ojos rasgados, sea siquiera pariente lejano mío. Nunca descubrí por qué, en las escasas dos o tres ocasiones que le vi, se esmeraba por clamar su pomposo título de familiar inexistente. Sin embargo era así.

Cada vez que llegaba a la casa había que recibirlo con un sonoro beso en la mejilla. La primera vez que lo ví yo tenía diez años. Una mocosa alta y flacuchenta con rostro de pollo y cabello largo, negro, desordenado. Oh sí, no soporto recordar la peor etapa de todas: La pre-pubertad. Donde no se es niño ni adolescente, donde se es... Amorfo. Y sin embargo allí se encontraba él, a la puerta, en el umbral mejor dicho, con su hinchada esposa y no de menores dimensiones hijo.

Siempre fuí tímida de niña pues mi lengua me había jugado malas pasadas más de una vez. Ahora no es que mi tacto de yunque haya mejorado, sólo ya no me importa.

Sudaca desde el pelo hasta la punta de los pies, lo peruano se le salía por los poros, ahora que recuerdo pues literalmente. Se me acercó y me dijo:
-Joycita, ¡Cómo has cambiado! Cuando te dejamos apenas eras una bebé, has crecido muchísimo.
-Sí tío - Asiento sintiéndome idiota... En extremo.
-Este es tu primo- (primo???), -Por qué no van a jugar, ya?
-Ya tío, un gusto.

No puedo recordar mucho de esa tarde salvo dos cosas, la primera que, desde todos los ángulos mi "primo" era un pelele, la segunda es lo que nunca dudé desde un principio: La enorme barriga de mi tío no era un mero formalismo. No sólo se veía como un saco de papas, también le cabía un saco de papas. Comía de manera memorable.

Mamá había cocinado un estofado de pollo como sólo ella podría haberlo hecho, ni un chef podría igualarse a la cuchara criolla de mi madre. Ella, como cualquier mujer con setido común, había enseñado a su hija menor a comer con decoro frente a las visitas y yo, como buena pupila, me esforzaba en mi torpeza de pre-adolescente a hacer quedar bien a mi santa progenitora.

"Tío Chino" se percató de mis burdos intentos por atacar con deséxito mi presa de pollo mientras él observava con sus dedos grasientos.

-Ya pues sobrina - Me dijo -Agarra el pollo con las manos, total, así es como un buen peruano come.

Y mi hermoso tacto de yunque afloró y salió a borbotones de mi boca de niña de diez años.
-Osea... Como cerdos?

Silencio sepulcral en la mesa, mi mamá tragó fuerte. Acto seguido mi padre cambió la conversación y yo me hundí en mi asiento de puberta con los dedos grasientos por un estofado de pollo.

La segunda vez que ví al "Tío Chino" fue a los 19 años, llegó a visitarnos a la casa en Heredia. Se sentó y yo me acerqué a saludar, más alta que la última vez, no tan delgada gracias a Dios pero sí conservando mi cara de pollo y mi cabello negro, largo, salvaje (una manera interesante de sustituir el adjetivo "condenadamente rebelde").

-Caray sobrina, ¡Cómo has cambiado! Parece que los años te sientan bien, qué guapa estás, pareces modelito.
-...Gracias tío.
-No, no, déjame verte bien, una vuelta por favor -Acto seguido se levantó y me hizo dar una vuelta. -Si eres el vivo retrato de tu padre, sólo que más guapa.
-A ver chino, si a alguien tenía que salir, para que veas. -Dijo mi padre. Ambos rieron.
-Tío -Dije yo, tratando de escabullirme -Los dejo para que hablen.
-No, no, nada sobrina, cuéntame de tu vida. Orgulloso estoy yo de tener una sobrina tan guapa e inteligente.

En mi mente sólo una frase: Viejo mañoso.

Tal vez se deba que hace no mucho, después del servicio de la iglesia, mis tíos verdaderos, mi abuela verdadera, mi prima verdadera y yo nos topamos con los "tíos Chinos" de mis primas en el centro de Lima.

Ver a Isabel en un restaurante peruano donde sirven pollo asado y platos típicos, más conocido como "picantería" tal vez me recordó a este personaje caricaturesco de mi infancia.

En un pequeño local cerca al centro comercial San Miguel nos encontrábamos almorzando con una señora baja de estatura, morena, cusqueña toda ella y orgullosa de serlo, sumergida en un traje color papaya con hombreras, de dos piezas, un boom en los ochentas... Ahora no tanto.

Simpaticona y carismática con su atuendo de domingo ríe abiertamente y me invita a llamarla "tía"- Yo empleo mi sonrisa predeterminada, automática, como quien no quiere la cosa... Y corro a escribir estas humildes líneas en mi diario.

A la salúd de los tíos postizos.

-Lima 4 de enero, 2009-

Monday, August 03, 2009

Update 2.0

Buenas todos! Aquí tratando de dar un update desde el trabajo en estos minutos de ocio que pude recopilar... A ver si acaso puedo mantenerlos al tanto de mis andadas.

Ya estoy terminando cuatrimestre lo cual me tiene "un poco mucho" estresada como diría mi cuñado, tengo planes de marketing que terminar, spots televisivos que grabar y textos publicitarios que imprimir, sin embargo aún estoy viva que es lo que cuenta... Si es que en el trabajo no me ponen más cosas para hacer. X__X

En estos momentos estoy sola pues mi compañera de trabajo está enferma y sólo somos dos en el shift. No me molesta estar sola, me molesta Murphy que se dedica a darme los peores trabajos apenas quedo
solita.

Me gustaría decir que el trabajo y el estudio mantienen mi vida social a cero pero eso no podría estar más alejado de la realidad. Este fin de semana fue bastante provechoso, tuve la oportunidad de ir al cine con mi novio, salir con mis amigos y tomarme unas birritas. La vida es buena, oh si.

Para mañana tengo un proyecto que terminar así que mi entrada queda hasta aquí, no ha sido mucho pero peor es nada :)

Nos veremos pronto, eso espero.


Sunday, August 02, 2009

Annabel Lee

It was many and many a year ago,
In a kingdom by the sea,
That a maiden there lived whom you may know
By the name of ANNABEL LEE;
And this maiden she lived with no other thought
Than to love and be loved by me.

I was a child and she was a child,
In this kingdom by the sea;
But we loved with a love that was more than love-
I and my Annabel Lee;
With a love that the winged seraphs of heaven
Coveted her and me.

And this was the reason that, long ago,
In this kingdom by the sea,
A wind blew out of a cloud, chilling
My beautiful Annabel Lee;
So that her highborn kinsman came
And bore her away from me,
To shut her up in a sepulchre
In this kingdom by the sea.

The angels, not half so happy in heaven,
Went envying her and me-
Yes!- that was the reason (as all men know,
In this kingdom by the sea)
That the wind came out of the cloud by night,
Chilling and killing my Annabel Lee.

But our love it was stronger by far than the love
Of those who were older than we-
Of many far wiser than we-
And neither the angels in heaven above,
Nor the demons down under the sea,
Can ever dissever my soul from the soul
Of the beautiful Annabel Lee.

For the moon never beams without bringing me dreams
Of the beautiful Annabel Lee;
And the stars never rise but I feel the bright eyes
Of the beautiful Annabel Lee;
And so, all the night-tide, I lie down by the side
Of my darling- my darling- my life and my bride,
In the sepulchre there by the sea,
In her tomb by the sounding sea.

-Edgar Allan Poe-